black friday

Nada es más americano que el día festivo de Thanksgiving a finales de Noviembre, seguido del distinguido, a veces aterrador y frenético día de consumo “Black Friday” (“Viernes Negro”). Mientras que los americanos debaten lo ético de hacer ir a trabajar a los empleados en Thanksgiving para satisfacer el ansia de los consumidores y muchas compañías de gran escala rechazan por principio abrir durante Thanksgiving este año, la tradición de ir de compras durante el “Viernes Negro” y sus increíbles ventas se están expandiendo por Europa, ganando cada vez más terreno – incluyendo tanto los aspectos positivos como negativos de este acontecimiento al otro lado del Atlántico.

La historia del Viernes Negro viene desde el cambio del siglo 19 al 20 – los grandes comercios patrocinaban días festivos con desfiles temáticos en el día de Thanksgiving (uno de los más conocidos es el Desfile de Macy´s durante el día de Thanksgiving), que duplicaba su valor como oportunidad publicitaria. El día posterior a Thanksgiving era percibido como el día oficial y festivo para ir de compras – a comienzos del siglo 20, era común abstenerse de lanzar ventas y ofertas. Ello cambió después de la II Guerra Mundial, cuando los comerciantes empezaron a publicitarse con antelación, y por tanto, a alargar la campaña de Navidad. Cualquiera que haya ido de compras en EE.UU en los últimos años ha sido testigo del adelanto de la campaña de Navidad – llegando a estar presentes los artículos navideños en los stands de las tiendas a finales de septiembre. La tendencia de alargar la campaña de Navidad ha continuado, acentuándose con las posibilidades que ofrece la venta on-line durante las 24 horas del día los 365 días del año.

El día de “Viernes Negro” es un día en el que se da por descontado grandes ofertas y fuertes descuentos, largas filas delante de los grandes comercios y almacenes esperando a que abran y colas en las cajas registradoras además del comienzo oficial de la cuenta atrás para Navidad.

En Europa, el día de “Viernes Negro” no es un día lógico para ir de compras, aunque como es sabido, las tendencias Americanas tienden a cruzar el charco. Con las ventas online creciendo en popularidad, no es sorprendente que los descuentos en grandes comercios online se expandan geográficamente – Los consumidores europeos estarían igual de dispuestos a beneficiarse de las ofertas que sus homólogos  americanos. A la bestia de las ventas online, Amazon, se le atribuye el temprano arranque del “Viernes Negro” en Europa. Mientras tanto, algunos medios de comunicación animan a los consumidores americanos a volar a Europa durante el “Viernes Negro” para disfrutar de la atmósfera festiva en los mercadillos navideños europeos. Un poco de tradición y cultura Navideña viajando en ambos sentidos.

Category:
Varios